Japón: Ciudades y otros lugares de interés

El Mar Interior: la isla de Shikoku


El Mar Interior: la isla de Shikoku
La carretera de Shimanami-kaido, desde hace poco en servicio, enlaza las principales islas de Honshu y de Shikoku pasando por siete magníficos puentes. El itinerario que atraviesa el Mar Interior de Seto está jalonado por extraordinarios paisajes en medio de los cuales se deslizan penetraciones de un mar azul dominado por barcos y buques de todos los tamaños y sembrado de pequeñas islas pintorescas.

El Mar Interior, Seto-Naikai en japonés, está delimitado por las tres islas principales de Honshu, Shikoku y Kyushu. Hacer la travesía entre las islas de Honshu y Shikoku es hoy extremadamente sencillo y agradable gracias a los siete puentes existentes, entre ellos los de Seto Ohashi, Akashi-kaikyo Ohashi y Shimanami-kaido. Asimismo, barcos y ferries unen las dos islas con salida desde las ciudades de Osaka, Kobe, Hiroshima, Onomichi y Wakayama. El Mar Interior, que posee espléndidos paisajes marinos y goza de un clima templado, es admirablemente tranquilo, apacible y  hermoso. Más de 600 islas salpican su superficie que se extiende sobre un área de 8.200 kilómetros cuadrados. No hay nada que sea más agradable que ir caminando o circulando en bicicleta por la Shimanami-kaido, una carretera de 60 kilómetros en total, si desean saborear todas las  maravillas que les ofrece el panorama. La Shimanami-kaido, que con sus siete puentes enlaza a seis islas más pequeñas que se suceden entre Honshu y Shikoku, ofrece una panorámica ideal. El paisaje costero, muy rico en cuanto a su diversidad, es una interesante mira telescópica que permite descubrir pequeños puertos, pueblos pesqueros, salinas y granjas posadas en las suaves pendientes de las islas.

Se puede llegar al pueblo cultural de Naoshima (en inglés), en la isla de Naoshima en el Mar Interior, en 1 h 30 en tren, autocar o ferry desde la salida de Okayama. El pueblo posee un hermoso museo de arte contemporáneo y su arquitectura se funde armoniosamente en el apacible entorno natural de la isla.

La isla de Shikoku está dividida en cuatro prefecturas y la capital de cada una de ellas es una antigua ciudad fortificada. Su belleza natural, ilustrada por la pintoresca costa del Mar Interior y la costa más dinámica del Océano Pacífico, resalta el atractivo turístico de la isla de Shikoku. Su acceso es actualmente muy cómodo desde que una línea directa de autobús enlaza las principales ciudades de la región de Kansai, de la parte Honshu, a las de Shikoku.

Takamatsu (en inglés), a 1 h en tren saliendo desde Okayama, es el principal punto de acceso para ir de Honshu a Shikoku y un punto de salida práctico para viajar a través de la isla. Muchas son las cosas que merecen descubrirse en Takamatsu. El Parque Ritsurin, por ejemplo, es uno de los más hermosos jardines tradicionales de la región. Fue diseñado hace aproximadamente 350 años en el lugar de la villa del clan Matsudaira.

Matsuyama, la ciudad más grande de Shikoku, está a 3 h en semi-expreso desde la salida de Takamatsu, o a 1 h en barco desde Hiroshima o Kure. El Castillo de Matsuyama es uno de los mejores conservados del país. La estación termal de Dogo, a 20 minutos en tren desde Matsuyama, es una de las más antiguas de Japón. Kochi (en inglés), a 3 h en semi-expreso con salida desde Takamatsu, es la capital de la prefectura que ocupa la costa sur y central de Shikoku y posee ricas pesquerías y tierras arables. Su costa sudoeste se ha convertido en un parque nacional y ofrece una gran diversidad de actividades al aire libre, desde el buceo hasta la observación de las ballenas.

Se puede llegar a la Prefectura de Tokushima desde el Kansai en aproximadamente 2 h 30 en un autobús directo. Su capital, la ciudad de Tokushima, es célebre por su festival de danza Awa-Odori (en inglés) que se celebra todos los veranos. Naruto, a 40 minutos en tren desde la ciudad, es conocida por los gigantes remolinos (en inglés) que se agitan en el estrecho de Naruto. Si desean ver más de cerca estos fascinantes remolinos, pueden reservar una excursión en un barco de placer.



Parque Ritsurin, en Takamatsu

Comparte este destino en: