Japón: Ciudades y otros lugares de interés

Takayama, Shirakawago, Kanazawa y Matsumoto


Takayama, Shirakawago, Kanazawa y Matsumoto
Takayama, a 2 h 10 desde Nagoya en semi-expreso, es una antigua ciudad fortificada que está situada en un valle, en medio de los Alpes japoneses. Takayama ha permanecido muy impregnada de la atmósfera del Japón de antaño. La ciudad en sí es un verdadero museo, pues cada calle o callejón ofrece al visitante alguna curiosidad que descubrir. Cuenta con un gran número de pequeños museos dedicados a las artes tradicionales, donde se trasluce la larga tradición de la ciudad en la creación de una excelente artesanía. Un trayecto de 40 minutos en autobús les llevará hasta el poblado de montaña de  Shirakawa-go. Oculto en un entorno rural que parece salir del antiguo Japón, Shirakawa-go es célebre por sus granjas tradicionales con los techos de paja del estilo “ gassho-zukuri (en inglés)”. Por demás, ustedes podrán alojarse en algunas de ellas, convertidas en hotelitos familiares.

La torre del homenaje o torre principal del Castillo de Matsumoto ha sido llamada el “Castillo de los cuervos” a consecuencia del color negro de sus muros. El castillo fue construido en la época de las Guerras civiles y, por consiguiente, sólo tiene una decoración bastante simple, si bien irradia una belleza simple y masculina. Kanazawa, a 3 h de Nagoya o de Osaka en semi-expreso, fue en otros tiempos una plaza fuerte y sigue estando impregnada de la atmósfera de principios de la época feudal. Las prácticas corrientes entre sus habitantes del teatro No, de la ceremonia del té o del arreglo floral, son el resultado de un largo período de paz que dejó en vida a sus ancestros entre los siglos XVII y XIX, pudiendo éstos dedicarse a otras actividades que no fuera el arte de la guerra. El Parque de Kenrokuen, creado en 1822, está en pleno centro de la ciudad. Es uno de los tres jardines con diseño paisajista más hermosos de Japón, junto con el Jardín Kairakuen (en inglés) de Mito y el Korakuen (en inglés) de Okayama.

Un trayecto de una hora y media en tren con salida desde Kanazawa y pasando por Fukui, les lleva hasta el Templo Eiheiji, célebre por ser uno de los centros de la secta Soto del Budismo Zen. Fue fundado por el sacerdote Dogen (1200-1253), quien llevó de China a Japón los preceptos del Budismo Zen.



Casas tradicionales en Hida-Takayama

Comparte este destino en: