Japón: Ciudades y otros lugares de interés

Kyushu y Okinawa


Kyushu y Okinawa
Kyushu, situada al sudoeste de la isla principal de Honshu, lo reúne todo a la vez: un clima templado, una naturaleza de un verde lujurioso, fuentes  calientes y formaciones volcánicas con unas formas misteriosas.

Debido a su proximidad a Corea y China, desde el siglo IV Kyushu ha estado influenciada por las culturas más sofisticadas de sus vecinos. Asimismo, ha sido la primera base de los contactos con Occidente, cuando los portugueses desembarcaron en la isla en el siglo XVI.
Fukuoka, a 6 h en Shinkansen (tren bala) desde Tokyo y a 3 h desde Shin-Osaka, es el punto de salida en red de ferrocarril más práctico para descubrir Kyushu. Estos últimos años, la ciudad ha resultado ser un centro estratégico para los intercambios internacionales con el resto de Asia. El intrigante Museo de Bellas Artes Asiáticas de Fukuoka, con pretensión de ser el escaparate del “presente” de Asia, se tiene muy merecida una visita. Arita (en inglés), a 1h 20 min. desde Hakata, es una zona muy conocida por su cerámica cuya historia asciende a más de 4 siglos. Hay unos 150 hornos en la zona. En Dazaifu (en inglés), a 20 minutos en coche desde Fukuoka, podrán admirar un gran número de descubrimientos arqueológicos de la antigua cultura de la corte de Japón.
Nagasaki es la base de salida para Unzen. La ciudad fue el único puerto japonés abierto al comercio exterior por el shogunato de Tokugawa durante el cierre de Japón, entre 1639 y 1859. Nagasaki también ha sido el blanco de la segunda bomba atómica lanzada sobre el país durante la Segunda Guerra Mundial.
Las principales visitas a la ciudad tendrán que hacerse al Templo Sofukuji (en inglés), conocido con el nombre del Templo Chino, a la Iglesia Católica Oura (en inglés), un tesoro nacional, y la Glover Mansion (en inglés) y sus jardines, una casa de estilo occidental que data del siglo XIX. Asimismo, fue en Nagasaki donde Puccini ideó la decoración de su ópera, Madama Butterfly.
El Parque de la Paz de Nagasaki se abrió para conmemorar el lugar exacto de la explosión atómica que tuvo lugar el 9 de agosto de 1945, tres días más tarde de que la primera bomba fuera lanzada sobre Hiroshima.
Unzen, a 2 h por un agradable trayecto desde Nagasaki, ofrece fuentes calientes a la vez en las montañas y al borde del mar. El Monte Unzen (en inglés), un volcán todavía activo, está formado por tres picos, siendo el más alto el Fugendake que culmina a una altitud de 1.360 metros. Es en Shimabara (en inglés) donde se erigió el Castillo del mismo nombre y del que no queda más que la torre del homenaje que se ha reconstruido. Actualmente, es un museo donde se exhiben registros y documentos sobre la historia de los Cristianos de la región que vivieron aquí, en 1638, los últimos momentos de su lucha contra la persecución por parte del Shogunato.
Kumamoto está a 1 h 30 en semi-expreso desde la estación de Hakata y atrae principalmente a los turistas por el Castillo de Kumamoto y el Parque Suizenji (en inglés). La ciudad está asimismo en la entrada del Parque Nacional Aso-Kuju, donde se encuentran varios volcanes, el Monte Aso (en inglés) , por ejemplo, con la caldera volcánica más grande del mundo, o el Monte Kuju.
La estación termal de Beppu (en inglés), a 15 minutos en tren desde Oita, está situada en la costa este de Kyushu. Es célebre por sus estanques hirviendo de barro, entre los cuales los más activos detonan ruidosamente, despidiendo al aire géiseres oscuros. El centenar de instalaciones públicas que abren un acceso a las fuentes calientes es la prueba elocuente de su reputación. Prueben varios de los baños, uno después del otro, así podrán apreciar la gran variedad de las aguas de estos manantiales.
Miyazaki (en inglés), a 3 h 20 en semi-expreso desde Oita, es un lugar de vacaciones privilegiado. El Parque Nacional Nichinan Kaigan, con una extensión de aproximadamente 100 km2 a lo largo del litoral sur de Miyazaki, es la principal atracción turística del lugar. La isla de Aoshima (en inglés), un minúsculo islote cubierto por una densa vegetación de “biro” y palmeras con nueces de betel, es la que atrae a más visitantes.
Kagoshima (en inglés) está a 2 h 20 desde Miyazaki en semi-expreso. La ciudad es un hormiguero de espléndidos panoramas, sitios históricos y fuentes calientes, y está dominada por un volcán en actividad, el Sakurajima.
A una hora en tren desde la estación de Nishi-Kagoshima, se encuentra Ibusuki (en inglés), uno de los balnearios con fuentes calientes más apreciados de Japón. Situada en la extremidad de la punta sur de la Península de Satsuma, debe en parte su popularidad a su preciosa playa de arena blanca y a su lujuriante vegetación subtropical. El baño de arena, del que solamente podrán disfrutar aquí, es un medio de relajación sin igual.
En la isla de Yakushima, a 40 minutos en avión desde el aeropuerto de Kagoshima, podrán ustedes perderse en una selva virgen de cedros “Yaku-sugi” seculares. Allí disfrutarán asimismo de un gran número de actividades al aire libre, entre ellas la escalada, el trekking, la práctica de deportes en canoa o el ecoturismo.

La principal isla de Okinawa y la más popular de este archipiélago está situada a 2 h 30 en avión desde Tokyo y a 2 h 15 desde Osaka. Es uno de los destinos favoritos de los visitantes debido a su pasado histórico, sus arrecifes de corales, su mar color esmeralda, sus cielos soleados y su vegetación subtropical. El Santuario Naminoue (en inglés), consagrado a tres divinidades que en la mitología japonesa son los antepasados de la familia imperial, es uno de los principales sitios turísticos de Naha, sede de la prefectura. El Templo Sogenji (en inglés), que fue erigido hace más de 450 años y donde descansan los antiguos reyes de Okinawa de la Dinastía Ryukyu, y el Shurei-no-mon, o Puerta de la Cortesía, que es la segunda puerta del Castillo de Shuri (en inglés) construido durante el reinado del Rey Shosei, son otros dos lugares turísticos importantes. El Parque Nacional de Okinawa Senseki está formado por monumentos dedicados a la memoria de los 200 000 caídos en la Segunda Guerra Mundial.
Alrededor de la isla principal se encuentran unas islas más pequeñas que están rodeadas por las aguas más cristalinas que existen y por espléndidos arrecifes de corales, ofreciendo a los turistas un entorno submarino ideal para bucear.



Volcán Sakurajima

Comparte este destino en: