8 razones para viajar a Japón en otoño

02/08/2015

Visto en:  japonismo

Con la llegada de septiembre y la festividad del tsukimi, Japón se despide del verano y se prepara para la llegada del otoño. Y también en esta estación merece muchísimo la pena visitar el país.

El otoño japonés es una estación de temperaturas agradables, deliciosos productos de temporada, festivales impresionantes y maravillosos espectáculos de la naturaleza...

1. El cambio de color de las hojas. El cambio de color de las hojas o kōyō (紅葉), comúnmente llamado momiji (もみじ) por las hojas de arce (de las más admiradas por su belleza en Japón), es probablemente una de las primeras cosas que nos vienen a la cabeza si pensamos en viajar en otoño a Japón.
El kōyō es un espectáculo de la naturaleza, con hojas que pasan de tonos verdes a amarillos, naranjas, rojos o hasta violetas, y que se puede disfrutar en mayúsculas en Japón. De hecho, se organizan centenares de festivales e iluminaciones especiales para que los visitantes puedan ver el cambio de color de las hojas en todo su esplendor en parques, templos y santuarios de todo el país… ¡merece muchísimo la pena!


Otoño en la ruta Magome - Nakasendo

2. Los festivales del fuego. Hombres vestidos únicamente con fundoshi (ropa interior tradicional). Grandes y pesadas antorchas de pino encendidas con fuego que iluminan las frías noches. Cantos y vítores… todo esto y mucho más son los festivales del fuego que se celebran por todo el país durante los meses de octubre y noviembre, especialmente. Si queréis disfrutar de un Japón tradicional y vivir un festival realmente espectacular, no os podéis perder alguno de estos festivales del fuego, como por ejemplo el Festival del Fuego de Kurama, al norte de Kioto, que se celebra todos los años el 15 de octubre.

3. Halloween. Sí, Halloween. Y nos diréis, ¿eso mejor en Estados Unidos, no? Pues quizás, aunque los japoneses han sabido adaptar esta tradición anglosajona a sus gustos y han creado una festividad moderna muy divertida. En Japón, Halloween no sólo nos ofrece la oportunidad de disfrazarnos y pasarlo la mar de bien en alguna de las múltiples fiestas que se organizan, sino que también es la excusa perfecta para probar todo tipo de dulces, como los donuts de Halloween de Krispy Kreme o los helados de Halloween de Baskin Robbins, ambientados en Halloween y que sólo se venden en estas fechas, ¡hay que aprovechar!

4. Las castañas asadas. En Japón la gastronomía todavía está muy ligada a las cuatro estaciones del año, por lo que se intenta usar al máximo los productos de cada temporada. Uno de los productos más emblemáticos del otoño japonés (además de ciertas setas, las nueces del árbol ginkgo o la calabaza) son las castañas y especialmente las castañas asadas o yakiguri (焼栗). Las castañas asadas de Kyoto son famosas en todo Japón, por lo que si viajáis a Japón en otoño tenéis regalo perfecto para llevar a casa… ¡o para degustar durante un paseo, por ejemplo, por el barrio de geishas de Gion!

5. La tempura de hojas de arce. Para celebrar la llegada del otoño, ¿qué os parecería comer una hoja de arce en tempura? El arce es uno de los árboles más apreciados durante el kōyō o cambio de color de las hojas, por lo que la tempura de momiji es una deliciosa manera de participar de esta estación en Japón. Si estáis en Kyoto, el mejor sitio para degustar tempura de momiji es, sin duda, en el parque de Minō, donde podéis hacer algo de senderismo, ver la bonita cascada del parque y conocer a los monos de Minō… ¡pero cuidado no os roben vuestro momiji en tempura!


Tempura de hojas de arce

6. Los niños del shichi-go-san. La festividad del shichi-go-san (七五三) se celebra el 15 de noviembre y es un auténtico ritual de paso para los niños de 7, 5 y 3 años (de ahí su nombre). Los niños van vestidos a la manera tradicional y acuden a los santuarios a dar las gracias a los dioses sintoístas por haber crecido sanos y fuertes y a rezar y pedir a los dioses salud, protección y bienestar también para el futuro. Las niñas van vestidas con preciosos y llamativos kimonos, mientras que los niños lucen tradicionales chaquetas haori y pantalones hakama, razón por la cual es una festividad muy bonita de ver.

7. Los festivales de otoño. Durante los meses de otoño se celebran en Japón muchísimos festivales relacionados con el paso cíclico del tiempo, el cultivo y la recolección y con la historia del país. Hay festivales muy relacionados con la agricultura y otros con maravillosos desfiles que recuerdan siglos pasados y hay otros simplemente espectaculares como el festival de la lucha o Kenka Matsuri de Himeji.

8. El Tokyo Game Show y La Tokyo Girls Collection. Hay quién dirá que son un evento para chicos y un evento para chicas, aunque nosotros nos resistimos a ello y simplemente diremos que son eventos perfectos para aquellos aficionados a los videojuegos y a la moda y las tendencias. El Tokyo Game Show es el evento de videojuegos más importante del país y quizás del mundo entero, mientras que la Tokyo Girls Collection es el mayor evento de moda del país, con pasarelas de moda, actuaciones musicales y una gran oferta sobre nuevas tendencias. Si estáis en Japón en septiembre (que para los japoneses ya es otoño) y os interesan los videojuegos o la moda, ¡ya lo sabéis!


Galería

8 razones para viajar a Japón en otoño

Comparte esta noticia en:

Ultimas noticias publicadas

8 razones para viajar a Japón en otoño
6 costumbres de Japón que desconciertan a los extranjeros
Bajo los cerezos en flor
Protegiendo los árboles para el invierno
8 poderosas razones para viajar a Japón en invierno
Ya en tu pantalla el nuevo Japan Monthly Web Magazine
Okunoshima, la isla de los conejos
El teatro Kabukiza, todo un símbolo de Tokyo
Qué hacer durante horas en la estación de Tokyo
Castillos en el cielo