Las okiya, donde viven las geishas...

04/01/2013


Una mujer joven camino de convertirse en maiko (aprendiz de geisha) empieza por ser aceptada por una okiya (casa de Geishas). Se establece un contrato: la okiya paga los considerables gastos de la formación de la maiko. Esto incluye una variedad de caros kimonos. Una de las geishas de la casa se convierte en la mentora de la joven maiko.

Cuando la maiko se convierte en una geisha, ganará bastante dinero trabajando en una casa de té (ochaya), donde entretienen a los hombres mientras estos toman alguna bebida: agradable conversación, música, baile y espectáculos de artes tradicionales. También va a ganar dinero en espectáculos públicos de las artes de las geisha.

La geisha pagará una gran parte de sus ganancias a la casa. Todo este tiempo ella vivirá en la casa con otra geisha, maikos y el servicio. La madre de la casa (Oka-san) es el jefe del mundo matriarcal de la Geisha. En una okiya, la vida de todos sus habitantes está estrictamente regulada.

Cuando el contrato de la geisha con la okiya termina, es libre de abandonar la casa. Puede decidir vivir fuera de la casa y seguir trabajando como una geisha. En muchos casos las geisha acaban casándose con clientes adinerados.

En otros casos, una geisha es "adoptada" por la madre de la casa y continúa viviendo en la casa por tiempo indefinido. Este es el camino para convertirse en la siguiente madre de la casa. Las geisha viven en una pequeña comunidad que valora la tradición. Las hijas de geisha menudo se convierten también en geisha.

Puedes ver okiya, siempre en antiguas casas japonesas, por las calles de los distritos de geishas en Kyoto, como Gion, Pontocho, Miyagawacho, Kamishichiken y Shimabara.


Galería

Las okiya, donde viven las geishas...

Comparte esta noticia en:

Ultimas noticias publicadas

8 razones para viajar a Japón en otoño
6 costumbres de Japón que desconciertan a los extranjeros
Bajo los cerezos en flor
Protegiendo los árboles para el invierno
8 poderosas razones para viajar a Japón en invierno
Ya en tu pantalla el nuevo Japan Monthly Web Magazine
Okunoshima, la isla de los conejos
El teatro Kabukiza, todo un símbolo de Tokyo
Qué hacer durante horas en la estación de Tokyo
Castillos en el cielo